Ir al contenido principal

Shúri



Hola hoy les traigo una pequeña historia que leí cuando era estudiante universitaria, recuerdo que en la búsqueda que hice en la biblioteca casualmente apareció esta historia que me gustó. Pasaron los años y un día me decidí a leerla nuevamente fui a la universidad y como está en un libro antiguo de la colección de Arqueología e Historia pues sólo pude tomarle fotografías y tomarme el tiempo de digitarla y compartirla con ustedes.


SHÚRI

Por Jorge Lardé y Larín

Tomado de: Revista Cultura Nº17, Octubre-Diciembre de 1957

Las historias escritas no hablan del valiente cacique Shúri (Shúri en idioma lenca quiere decir “ardilla”), altivo señor de Yusique (Yuxique proviene de dos raíces lencas: yux, ocote, pino; y tique, cerro, montaña, localidad) y héroe de la porfiada resistencia que los lencas de la sierra opusieron a las denodadas huestes del Visitador Diego Rojas, a principios de 1530.

Sin embargo, su nombre corre en la tradición y en la leyenda, nimbado por los fulgures del más puro patriotismo, como el insigne gladiador que luchó por exterminar a los invasores que levanataban la cruz, no como símbolo de redención y paz, sino como símbolo de esclavitud e ignominia.

Era Yusique, que en lengua de indios significa “cerro o montaña de pinos” una población próspera y floreciente. Fundada en tiempos muy antiguos, los pochtecas o mercaderes pipiles la llamaban Chinameca, o “la ciudad”, a causa de la concentración de sus templos, palacios y casas. Fortaleza inexpugnable, su defensa estaba confiada regularmente a 400 soldados aguerridos y crueles.
En esta ciudad reinaba Shúri, cacique de unos treinta años, delgado, casi podríamos decir endeble; pero con la agilidad del jaguar, la versatilidad del venado, la flexibilidad del arco. Shúri se imponía, más que por la fuerza bruta, por su recia personalidad, mirada penetrante, inteligencia sutil, valentía y astucia insuperables, firmeza de carácter, animosidad en las empresas que acometía. Además estaba agraciado con el don de la palabra y con el raro magnetismo que tipifica a los caudillos. Todo esto explica por qué, durante la edad de los conquistadores, mantuvo a raya a los españoles de la villa de San Salvador, defendiendo su suelo nativo, desde las riberas impetuosas del lempa hasta la cima enrojecida del Chaparrastique, con un arrojo y tenacidad ejemplares.

En efecto: dice Pedro Cerón, vecino de San Salvador y testigo ocular de los sucesos, que en los albores de 1529 se generalizó la lucha armada, pues los españoles “fueron a conquistar la provincia y tierras que llamaban Popocatepec, que ahora llaman provincia de San Miguel, que estaba alzada y de guerra”.
Con el nombre de Popocatepec, que en idioma náhuat significa “sierra que humea”, los españoles de la temprana mitad del siglo XVI designaban al macizo montañoso de la región traslempina oriental salvadoreña, es decir a la sierra de Yusique o de Chinameca donde están las fumarolas, infiernillos o ausoles de Chambolo, Loma Alta, El Hervidero, La Vieja, Aguas Turbias, Limoncillos, Choyo y otros.

A fines de ese mismo año y a principios de 1530, la situación de los vecinos de San Salvador se había tornado desesperante. Por una parte, los cuscatlecos, que los habían obligado a evacuar el valle de Las Hamacas y refundar la colonia en el árido valle de La Bermuda, cerca de Suchitoto, donde las tempestades y otros fenómenos atmosféricos hacían insufrible la vida comunal, se mantenían en la ofensiva capitaneados por Atlacatl “el joven”. Por la otra, el río Lempa constituía una barrera cada día más inquebrantable para la conquista del oriente, no tanto por la dificultad de propasar su curso, cuanto porque los guerreros de Shúri hacían fracasar todos los esfuerzos en favor del sometimiento de aquellos pueblos al real dominio.

Por esa época llegó a San Salvador, con procedencia de  Guatemala y enviado por el capitán Francisco de Orduña, el Visitador Diego de Rojas, quien dispuso eliminar la resistencia porfiada y tenaz del señor de Yusique.

-Si queréis las riquezas del oriente- dijeron al visitador los caciques pipiles de Suchitoto y pueblos vecinos-, destruid a Shúri.

Siguiendo este consejo, el capitán Rojas organizó una expedición armada compuesta de 15 jinetes, 15 peones y centenares de indios auxiliares, y se dirigió hacia el río grande de Lempa, “uno de los mayores – apunta el cronista regnícola Antonio de Herrera- que hay en aquellas comarcas, y que no se vadea; por lo cual los indios se hacían fuertes en la otra ribera; y cuando los españoles intentaban de pasar, se lo defendían, y sobre esto –agrega- solían herir a muchos cristianos”.

Rojas comprendió, en esa campaña, que el paso del Lempa era una empresa difícil y que no podía ejecutarse con el auxilio de una sola canoa. Ordenó, en consecuencia, que derribaran cinco corpulentos ceibos, llamados por los lencas uat`im, y con los troncos de ellos construyó igual número de hermosas embarcaciones, capaces no sólo de transportar con éxito a los combatientes, sino también a los caballos. La travesía del Lempa fue ardua tarea, pues los indios fustigaron a los invasores desde que éstos iniciaron la operación.

“Con todo esto –refiere Herrera- porfió tanto Diego de Rojas, que pasó en canoas, aunque le hirieron veinte castellanos los cuales pelearon gran espacio de tiempo, resisitiendo siempre los indios, hasta que puestos en desorden y huída se fueron a recoger un peñol, a donde se juntó toda la tierra, y allí los tenían sitiados”.

Efectivamente, los lencas de Yusique, unidos a los de Lolotique, Oromontique, Mechotique y otros pueblos comarcanos desaparecidos, hicieron frente, decididos a morir antes que a rendirse a los osados y temibles conquistadores blancos.
“Se juntó toda la tierra”, dice el cronista Herrera para significar que, en el peñol de Yusique, se reconcentraron las fuerzas coaligadas de los indios lencas. Diego de Rojas era soldado de nobles sentimientos y buscó medios pacifícos para dirimir la contienda. Envió en efecto, mensajeros a Shúri, con la esperanza de que éste depusiera su actitud hostil.

-Deponed las armas. Rendid vasallaje al Rey de Castilla. Adorad la Cruz. Si no, os haremos la guerra hasta el exterminio, dijeron los emisarios de Rojas.

-No me asusta la guerra ni me atemorizan las amenazas. Nací guerrero, y guerrero he de vivir y morir, respondió el cacique lenca.

Contrariado Diego de Rojas por esa respuesta, ordenó un ataque a muerte contra los defensores del peñol; pero tanto la caballería como la infantería españolas se estrellaron ante el tupido boscaje, y las trampas y otras defensas.

-Rendíos o moriréis, dijeron a Shúri nuevos emisarios.

-Decid al hombre blanco –contestó- que moriremos todos antes que rendirnos.

El sitio se prolongó por varios días, y durante la noche, los lencas asustaban a los caballos con sus antorchas de yux (ocote) y con otros artificios desvelaban a los sitiadores.
Por última vez, Rojas envió mensajeros con esta orden:

-Entregad vuestras armas.

-Jamás hemos entregado nuestras armas a las mujeres, fue la respuesta de Shúri.

Ante aquella ofensa, que hirió hondo el honor castellano, la disputa sólo podía tener término mediante una rápida y brillante victoria militar.

Herrera en sus DECADAS, continúa así el relato:
“Habiendo un mes que el capitán Diego de Rojas tenía sitiados a los indios del peñol, hablando ya en conciertos, se halló que era trato falso, porque estaban acordados con los indios amigos que andaban con Diego de Rojas, para que en buena coyuntura saliesen los de dentro a dar en los cristianos, y que al mismo tiempo los acometiesen también los indios del ejército (indios auxiliares), que cuando Dios no lo remediara, por el cuidado de Diego Rojas, que era capitán diligente, no quedara vivo ningún castellano”.

“Descubrióselo un indio que le servía, porque como hombre blando y que le trataba bien, y a todos los que andaban con él le amaba. Sabido, pues, el punto en que se había de ejecutar lo concertado, que era el día siguiente.

Diego de Rojas hizo prender a todos los caciques (del ejército amigo), y aunque puso cuidado, para que no lo sabiendo los del peñol, saliesen a pelear, como lo había determinado, y hallándole apercibido les pudiese dar una buena mano, fue imposible, y así no salieron”, porque el astuto Shúri, que no descansaba en buscar medios para derrotar a los españoles, fue avisado de esa traición.
En vista de que los lencas del peñol de Yusique, no irrumpían en el campamento castellano, como era lo acordado, Diego de Rojas comprendió que Shúri estaba en autos del asunto. Entonces presos los caciques y señores principales amigos, “recibió su información, confesaron el caso, y que después de ejecutado su propósito, pensaban acometer la Villa de Cuzcatlán (o San Salvador) y matar a los castellanos que había en ella”.

“Hizo justicia de los presos”, apunta lacónicamente el historiador regnícola, para significar que mató a todos los príncipes comprometidos en la conjura. La noticia de la ejecución llegó a oídos de los defensores del peñol. Los caciques de Mechotique, Oromontique y de otros pueblos lencas se pronunciaron por larendición incondicional.

-No queremos más guerra – dijeron-; queremos paz.

Visiblemente contrariados por la debilidad de sus compañeros de armas, Shúri díjoles:

-Vergonzoso, nobles señores, es rendir las armas. Si vosotros aceptáis el vasallaje, nuestras mujeres y nuestros niños ocuparán vuestros lugares.

A pesar de estas palabras, temerosos de morir también en la hoguera, “determinaron de rendirse – dice Herrera-; y tratándose el concierto fue avisado el capitán Diego de Rojas, que había otros castellanos en la tierra y eran muchos, y que estaban dos jornadas de allí (unas 14 leguas), y pareciéndoles cosa muy nueva determinó de irlos a reconocer con cuatro caballos y cuatro peones”, más un buen número de indios auxiliares.

Era el ejército que Pedrarias Dávila, gobernador de Tierra Firme, había enviado a las órdenes del feroz capitán Martín Estete a conquistar el ultra-Lempa oriental.
Estete traía 90 jinetes, 110 infantes y obra de 4.000 indios amigos chorotegas, “que en llegando Diego de Rojas le prendieron, con sus compañeros”.

“Algunos de los indios que llevaba Diego de Rojas, en viéndole preso- relata el mismo cronista- se huyeron y dieron aviso en la villa y a los de su ejército (que sitiaban el peñol de Yusique), los cuales se retiraron a San Salvador.
La retirada del ejército español fue un triunfo rotundo para Shúri, cuyo prestigio y fama resonó por todos los caseríos y ciudades de “la sierra que humea”.

A partir de entonces, todos los señores le rindieron vasallaje, obediencia y respeto, y así pudo por muchos años, con soldados valientes y aguerridos, resistir con éxito la penetración del hombre blanco.

No se sabe cual fue el fin del cacique Shúri, el soldado infatigable y el experto jefe militar, que hizo nugatorios los esfuerzos del visitador Diego de Rojas en 1530 y que mantuvo enhiesto el pendón de la dignidad y de la hidalguía desde lo alto de los picachos de “la sierra que humea”; pero la leyenda, la leyenda que vuela en alas de la fantasía, dice que indomeñable y altivo anda errante por los bosques, quizá como vigía sempiterno de su pueblo, tal vez como símbolo de la libertad y de la grandeza de una nación que se hundió trágicamente envuelta en los fulgores inmarcesibles de pretéritos siglos…

Fin.
Shúri-Imagen tomada de Revista Cultura Nº17, Octubre-Diciembre de 1957


Pues ésa fue la historia, me agradó cuando la leí, a excepción de la parte en que los invasores se "ofenden" porque les llaman mujeres. En fin creo que fue un buen cuento.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Leyenda del maíz colorado

Esta historia sucedió en la época precolombina, cuando la tierra era de todos los que la trabajaban con sus manos, cuando nadie peleaba para vivir porque vivir era sencillo y los hombres se conformaban con dormir, comer,amar y crecer; cuando los hombres no sabían el pecado de atesorar.

Ese año había mucha felicidad. Las lluvias habían llorado de amor; la luna había iluminado los ríos haciéndolos de plata. Los indígenas lanzaron los granos de maíz tan blancos y parejos como dientes de sihuapil sobre la tierra desgranada en olas por el arado. A los pocos días el suelo se cubrió de hojitas tímidas que de beber y respirar luna crecieron y crecieron.


La diosa SUCUXI, tan bella por morena, tan buena por sencilla, tan pura por ingenua, desde la loma contemplaba las faenas de los indígenas y en premio de sus afanes, quiso darles una cosecha más galana. Bajó de la loma a los maizales que ya daban mazorcas y eran más altos sus tallos que un indígena.

Empezó a pasearse por aquellos maizales que…

Recopilación de bombas salvadoreñas

Holas pues hoy les traigo un post acerca de las bombas o coplas salvadoreñas, las cuales son una muestra de cultura popular que al menos a mí me divierten un montón. Algunas las he encontrado en libros, otras las he escuchado por ahí y pues aquí las dejo tal vez alguna les divierte.

Empiezo con "Bombas que usan los matrimonios Lencas"

(Tomado de Cuzcatlán Tipíco de María de Baratta)

El- De donde venís, paloma blanca,
a alegrar mi corazón,
a llevarme toda mi alma
Y llevarme todito yo.

Ella-No vengo a llevarte a vos,
vengo por verte otra vez,
por si no me lu has olvidado
me lu vuelvas a querer

Ella- Se va tu paloma blanca,
se va para no volver
¡Adiós ilusión perdida!
¡Adiós para no volver!

El- Adiós palomita blanca,
Te vas y dejas tu nido;
tu amor es sólo un recuerdo,
ya jamás tu canto oiré.

Ella- Dos corazones unidos
puestos en una balanza,
El uno pide justicia
y el otro pide venganza.

El - Chorchita, piquito de oro,
Préstame tu barnición,
Para sacarme una espina
que traigo …

Cómic: El Cadejos del Cadejal

Hola pues hace poco encontré este entretenido cómic en un libro viejo, me pareció sencillo y gracioso, así que decidí que sería bueno compartirlo con ustedes.

Se titula "El cadejos del Cadejal", basado en el cuento de María de Noguera.

Tomado del Libro: "Lecturas Maravillosas" de 3° grado, de la Colección Tazumal.








Nota: Por favor si comparten mis scans en otros blogs siempre mencionen el libro de donde fueron tomados así se respetan los derechos de autor