Ir al contenido principal

Recordando el 13 de enero




Recuerdo aquel trece de enero del 2001, no quisiera pero lo hago porque fue una de las vivencias más terribles que he tenido en mi vida, yo estaba en casa de mi abuelo en Berlín, Usulután. Aquella era una casa alta, de paredes gruesas, tenía varios horcones con puertas de madera y el piso de tierra, estaba ubicada en un terrenito mayormente inclinado y  había sido construida cuando mi mamá y mi tía estaban pequeñas. Nunca esperamos que la apacible vida en aquella casita cambiaría la mañana del 13 de enero del 2001.

Aquella había sido una calurosa mañana, me había levantado temprano porque un par de días atrás mi tía me había comprado unos lindos cuadernos con los que iniciaría el año escolar. Desde temprano  le había pedido a mi tía lapiceros de colores y el molde de letras para rotular mis útiles, en éso había estado toda la mañana,recuerdo que como a las 10:30am me empezó a dar hambre pero no salía del cuarto porque mi tía quien en ése entonces era directora del tercer ciclo de Berlín, estaba recibiendo la visita de dos muchachas que quería matricularse y fueron a verla para pedirle información.

Desde el cuarto yo escuchaba que platicaban y como no quería molestar no salía de la habitación, pasó un rato y al fin el hambre me ganó, me levanté de la mesita junto a un horcón y justo cuando iba a saludar, empezó el temblor... no se me olvida que quedé con la boca abierta dispuesta a decir un "Buenos días" que ni se oyeron ni fueron buenos... todo se sacudió, las tejas empezaron a caer y oía los gritos de mi tía que me llamaba y me decía: -"Mamita tenés que salir de la casa", pude distinguir sus gritos y la voz de mi abuelo que se desvanecían entre el ruido de las tejas cayendo, recuerdo  que de repente el interior de la casa se iluminó, mientras éso pasaba instintivamente iba avanzando para la puerta de atrás tratando de pasar debajo de las mesas, la última que atravesé fue una mesa que estaba en la cocina donde ponían cantaros, en éso mi tía me dijo: -"¡Mami salíte, pero salí ya!"-  volteé y recuerdo ver que mi abuelo por alguna razón se quedó parado justo antes de la puerta que daba a la cocina pero todo desapareció en una polvareda, salí primero y mi tía detrás de mí, ahora pienso que mi tía estaba cerca de la puerta de atrás ella pudo salir mucho tiempo antes pero no lo hizo por protegerme, recuerdo que al salir pude ver que los pollos y los chompipes estaban tan asustados como yo, después mi tía y yo volteamos hacia la casa y nos quedamos mudas esperando que mi abuelo saliera pues no se veía nada por el polvo... al fin mi tía gritó -¡Papá!, y el silencio... el nos contestó y al instante salió de la casa, nos dijo que se quedó sosteniendo la refrigeradora que por poco le cae encima pero gracias a Dios no le había pasado nada malo. Después oímos los gritos de las muchachas quienes habían salido por la puerta principal, así que mi tía se fue por un costado de la casa, y resulta que ellas habían salido de la casa pero al querer salir por la talanguera el caballo "Tornado" no las había dejado pasar y estaba hóstil con ellas, mi abuelo fue a apartarlo y las muchachas se fueron a ver como estaban sus familias.

En el momento del temblor no sabía en que parte de la casa estaba mi abuelo, después supe que el estaba en la galera con el caballo ése era un lugar bastante seguro pero se metió a la casa con toda la intención de sacarnos a mi tía y a mí.  Pasado un rato entramos a ver la casa recuerdo que el interior estaba iluminado por los rayos del sol que la falta de tejado había dejado pasar, el muro junto al que acostumbraba a dormir mi abuelo se había desquebrajado, el problema mas grande fue que el horcón central de la casa se había hundido como sí justo en ése lugar hubiese pasado la fuerza del temblor. Debo decir que Gracias a Dios no nos pasó nada, pero mi abuelo y mi tía perdieron su casa lo lamenté, era la casa de infancia de mi mamá, también fue la casa en la que pasaba mis vacaciones cuando estaba pequeña, por éso recuerdo ésa casa con mucho cariño y con algo de pena, porque me tocó vivir ésa experiencia que tanto dolor trajo a mi país.

Gracias por leer.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Leyenda del maíz colorado

Esta historia sucedió en la época precolombina, cuando la tierra era de todos los que la trabajaban con sus manos, cuando nadie peleaba para vivir porque vivir era sencillo y los hombres se conformaban con dormir, comer,amar y crecer; cuando los hombres no sabían el pecado de atesorar.

Ese año había mucha felicidad. Las lluvias habían llorado de amor; la luna había iluminado los ríos haciéndolos de plata. Los indios lanzaron los granos de maíz tan blancos y parejos como dientes de sihuapil sobre la tierra desgranada en olas por el arado. A los pocos días el suelo se cubrió de hojitas timidas que de beber y respirar luna crecieron y crecieron.



La diosa SUCUXI, tan bella por morena, tan buena por sencilla, tan pura por ingenua, desde la loma contemplaba las faenas de los indios y en premio de sus afanes, quiso darles una cosecha más galana. Bajó de la loma a los maizales que ya daban mazorcas y eran más altos sus tallos que un indio.



Empezó a pasearse por aquellos maizales que locos de…

Recopilación de bombas salvadoreñas

Holas pues hoy les traigo un post acerca de las bombas o coplas salvadoreñas, las cuales son una muestra de cultura popular que al menos a mí me divierten un montón. Algunas las he encontrado en libros, otras las he escuchado por ahí y pues aquí las dejo tal vez alguna les divierte.

Empiezo con "Bombas que usan los matrimonios Lencas"

(Tomado de Cuzcatlán Tipíco de María de Baratta)

El- De donde venís, paloma blanca,
a alegrar mi corazón,
a llevarme toda mi alma
Y llevarme todito yo.

Ella-No vengo a llevarte a vos,
vengo por verte otra vez,
por si no me lu has olvidado
me lu vuelvas a querer

Ella- Se va tu paloma blanca,
se va para no volver
¡Adiós ilusión perdida!
¡Adiós para no volver!

El- Adiós palomita blanca,
Te vas y dejas tu nido;
tu amor es sólo un recuerdo,
ya jamás tu canto oiré.

Ella- Dos corazones unidos
puestos en una balanza,
El uno pide justicia
y el otro pide venganza.

El - Chorchita, piquito de oro,
Préstame tu barnición,
Para sacarme una espina
que traigo …

Cómic: El Cadejos del Cadejal

Hola pues hace poco encontré este entretenido cómic en un libro viejo, me pareció sencillo y gracioso, así que decidí que sería bueno compartirlo con ustedes.

Se titula "El cadejos del Cadejal", basado en el cuento de María de Noguera.

Tomado del Libro: "Lecturas Maravillosas" de 3° grado, de la Colección Tazumal.