Sobre serpientes aladas




Por alguna razón estuve recordando algunos relatos que escuché en mi infancia acerca de serpientes, pero no simples serpientes sino seres que rayaban en lo mágico: serpientes aladas y serpientes con extrañas formas sobre sus cabezas, así que compartiré algunas cosas de las que me contaron miembros de mi familia.

Historia 1

Mi abuelo es originario de un municipio al oriente del país el me contó sobre lo común que era antaño encontrar serpientes o culebras enormes en la campiña salvadoreña, casi siempre eran reptiles de considerable tamaño que o escapaban o se les mataba con un machete por que se les consideraba un peligro para las gentes. Sin embargo mi abuelo dice que a veces se  encontraban serpientes con ciertas particularidades como alas y que cuando se les perseguía salían volando (sí difícil de creer), también me hablaba de serpientes con "cruces en la cabeza" las cuales se decía que se ocultaban en el corazón de ciertos árboles o se "enterraban" en la tierra pues si estaban en la superficie era casi seguro que les caería un rayo.

Pintura de serpiente en la Universidad de El Salvador

Historia 2

En cierta ocasión cerca del cantón en el que vive mi abuelo corrió el rumor de que una serpiente gigantesca andaba por los alrededores, que ya la habían perseguido pero siempre se les perdía. La gente no dejaba de sentir temor. En aquel entonces en la casa de mi abuelo habían plantado muchas matas de huerta junto a una vieja galera en la cual mi abuelo mantenía a los caballos allí les daba tusa, zacate, les limpiaba los cascos y les cambiaba las herraduras, un día por alguna razón no estaban los caballos y mi abuelo estaba arreglando las tablas de la galera acompañado de un pequeño sobrino de entre 3 ó 4 años de edad quien se había adjudicado la tarea de alcanzarle los clavos cuando el los necesitara, y mientras éso pasaba el niño salía a correr por ratitos bajo las matas de huerta. Al acercarse la hora del almuerzo mi tía fue a llamarlos y mi abuelo le respondió al instante, ambos sólo observaron al infante que se quedaba como atontado viendo hacia las cúspides de la matas de huertas mientras balbuceaba "eba, eba", por alguna razón los dos adultos no le prestaron importancia al balbuceo del niño, mi tía lo tomó de la mano y se fueron a almorzar. Mi abuelo había vendido un pequeño trozo de terreno que quedaba justo a la par de la propiedad original, en ese terreno había un grueso amate, pues resulta que por ésos días se volvió a ver a la enorme serpiente muy cerca de ése lugar, la gente volvió a perseguirla y de nuevo escapó, ésa noche casualmente un rayo partió a aquel viejo árbol de amate decían que hasta se había hecho un hoyo en el suelo, la gente no dudó en decir que éso pasó porque la gran serpiente estaba escondida en el árbol, mi tía pensó lo mismo y reflexionando recordó lo que había dicho el sobrinito: "eba" muy probablemente les quiso decir que lo que veía sobre las matas de huerta era la enorme culebra, y ellos simplemente lo ignoraron.

Historia 3

Mi tía hablaba de las serpientes que se hacían tan viejas que les salían alas o cuernos que después se enterraban y viajando bajo tierra se iban al mar para morir o hacerse monstruos marinos. (Fue una historia corta)

Historia 4

Esta historia es más reciente, mi tía me contó que una mañana le llamó la atención la fiereza con la que su perra Milonga comenzó a ladrar en la parte de atrás de la casa, naturalmente ella se asomó y vio como la Milonga atacaba y ladraba al pie del árbol de chaquiro, decidió acercarse y mientras lo hacía recordó que al piel del árbol había un agujero del cual no se habían ocupado mucho pues creían que era de las cotuzas. Al estar más cerca claramente escuchó un resoplido y gruñidos provenientes del interior de la cueva el animal fuese lo que fuese estaba tratando de ahuyentar a la perra. Es de mencionar que el árbol de chaquiro no estaba tan bien pues hace pocos días una tormenta había resquebrajado la mayoría de sus ramas. Mi tía llamó a la perra para que se alejara del árbol.

Pues bien ésas son las historias que escuché cuando estaba pequeña acerca de las serpientes, gracias por leer.

Escultura de Quetzalcoat la Serpiente Emplumada en la Universidad de El Salvador

No hay comentarios.

Gracias por comentar :). Los comentarios serán aprobados por la administradora antes de ser publicados.