Y pasó septiembre y está pasando octubre



Curioso pasó septiembre con sus algarabías patrióticas y de identidad salvadoreña, y centroamericana, lo que me lleva a reflexionar una vez sobre los aspectos que están detrás de dichas celebraciones, como que la firma del acta de independencia de aquel 15 de septiembre de 1821, fue nada más el traspaso de unos explotadores a otros, o que nuestros "valientes" próceres hayan sido grandes terratenientes, por lo que les convenía dejar de pagar altos tributos a la corona española, y calmar el ambiente de emancipación verdadera que tenía la población más oprimida, en fin las cosas se dieron como se dieron, y Centroamérica pasó hacia un terrible período de guerras que curiosamente casi nunca se mencionan, al menos no lo hacen en los programas educativos salvadoreños, tal vez porque dejan mal parados a muchos reconocidos "héroes nacionales".

Y luego viene octubre con su ya famoso "Día de la raza" o "Día de la Hispanidad", que incluso es fiesta nacional en España, pero que significó la muerte de millones de personas, la desaparición de culturas maravillosas, y la posterior de la destrucción sistemática de ecosistemas únicos y vibrantes, que aún hoy después de cientos de años perduran aunque extremadamente deteriorados y en peligro de desaparecer, muchos podrán decir que sólo estoy escupiendo resentimiento, por algo que no viví y de lo que nadie actualmente es culpable, esta bien lo acepto, pero es que las cosas hay que escribirlas para recordarlas y tenerlas presentes, y pues muchos como yo no tendrían problemas si no fuera porque en las escuelas por cientos de años se nos enseñó que los españoles habían venido a salvarnos, con su religión, superioridad, y mestizaje el cual por cierto, fue forzado, en fin ellos vinieron a rescatar al montón de indios primitivos e inferiores que cometían estupideces como respetar la naturaleza, poseer avanzados conocimientos matemáticos, astrológicos, estructurales, agrícolas y demás.
Por supuesto esto queda en el pasado y si bien hay que mirar hacia delante, no es malo recordar nuestras raíces incluidas la española o la europea porque está presente en muchos de nosotros, pero si considero que es necesario ver los errores del pasado y si es posible construir un presente y un futuro mejor. Considero que es bueno tener fiestas nacionales, y patrióticas pero hay que tener presente que nuestra herencia indígena es muy valiosa y que yo no estuviese escribiendo estás líneas si la mayoría de personas le dieran el lugar que merece nuestras raíces y por supuesto a nuestros Pueblos Originarios que aún perduran y merecen ser reconocidos, respetados y deben garantizarse sus respectivos derechos.

En fin les agradezco que hayan leído el post y por supuesto que visiten este humilde blog n.n

No hay comentarios.

Gracias por comentar :). Los comentarios serán aprobados por la administradora antes de ser publicados.