Ir al contenido principal

Leyenda de El Lago de Ilopango


Autora: Corina Bruni - salvadoreña

Tomado de Lenguaje de 5° grado, Colección Cipotes

Un niño sediento y muerto de hambre, llegó una mañana de un brumoso mayo, a orillas de un árido cráter volcánico. Tomó asiento el niño sobre una alta roca, e imploró a los cielos algún refrigerio.
Atenta y conciente, lo escuchó una nube, y pidió permiso de volverse lluvia. Refrescó la lluvia al sediento niño; pero éste aún hambriento y lleno de miedo, se sintió muy solo en aquel desierto, y entonces lloró con gran desconsuelo. Sus preciosas lágrimas rodaron al suelo, cual gemas caídas de un mágico vuelo.

Y ya confundidas con la fresca lluvia, inundaron el cráter volcánico. Se formó allí un lago, un hermoso lago. Al verlo nuestro héroe salto de contento ante tal prodigio y, maravillado, deseó navegar en barca o en balsa; más no había balsa ni playa
.
Pensó el niño entonces:"Lo que deseo, podría agradarle a la demás gente". Y de nuevo quiso pedir algo al cielo, más no para sí, sino para el lago.

Arriba, de nuevo oyeron su ruego; y del propio centro del lago, surgió un genio indio de rostro pintado, cabello en dos trenzas y pecho tatuado. Repleta de flechas colgaba una aljaba. Ceñía su frente una cinta plateada, sosenida de una nívea pluma de ánade. Lucía, asimismo, brazaletes de oro, collares de jade, y aretes colgantes en cuero labrado.



El niño entretanto estaba perplejo.

-¿Qué quieres de mí?-Preguntole el genio- Puedo concederte tan sólo un deseo.
Y el niño, aunque hambriento, no pidió alimento, sino una ancha playa de fronda bordeada y balsas y barcas muy bien equipadas, para navegar en el quieto lago.

Aunque en realidad eran dos deseos, se los concedió el robusto genio, y se sumergió de nuevo en las aguas.

Nadie nunca supo qué fue de aquel niño. Si atracó en alguna isleta lejana, y en ella vivió muchísimos años, convertido acaso en un ermitaño. Pero yace hermoso y radiante el lago, rodeado de playa y fresco verdor. Y se miran siempre las barquillas ancladas, como testimonio de un altruista amor.



Comentarios

Publicar un comentario

Gracias por comentar :). Los comentarios serán aprobados por la administradora antes de ser publicados.

Entradas más populares de este blog

Leyenda del maíz colorado

Esta historia sucedió en la época precolombina, cuando la tierra era de todos los que la trabajaban con sus manos, cuando nadie peleaba para vivir porque vivir era sencillo y los hombres se conformaban con dormir, comer,amar y crecer; cuando los hombres no sabían el pecado de atesorar.

Ese año había mucha felicidad. Las lluvias habían llorado de amor; la luna había iluminado los ríos haciéndolos de plata. Los indígenas lanzaron los granos de maíz tan blancos y parejos como dientes de sihuapil sobre la tierra desgranada en olas por el arado. A los pocos días el suelo se cubrió de hojitas tímidas que de beber y respirar luna crecieron y crecieron.


La diosa SUCUXI, tan bella por morena, tan buena por sencilla, tan pura por ingenua, desde la loma contemplaba las faenas de los indígenas y en premio de sus afanes, quiso darles una cosecha más galana. Bajó de la loma a los maizales que ya daban mazorcas y eran más altos sus tallos que un indígena.

Empezó a pasearse por aquellos maizales que…

Recopilación de bombas salvadoreñas

Holas pues hoy les traigo un post acerca de las bombas o coplas salvadoreñas, las cuales son una muestra de cultura popular que al menos a mí me divierten un montón. Algunas las he encontrado en libros, otras las he escuchado por ahí y pues aquí las dejo tal vez alguna les divierte.

Empiezo con "Bombas que usan los matrimonios Lencas"

(Tomado de Cuzcatlán Tipíco de María de Baratta)

El- De donde venís, paloma blanca,
a alegrar mi corazón,
a llevarme toda mi alma
Y llevarme todito yo.

Ella-No vengo a llevarte a vos,
vengo por verte otra vez,
por si no me lu has olvidado
me lu vuelvas a querer

Ella- Se va tu paloma blanca,
se va para no volver
¡Adiós ilusión perdida!
¡Adiós para no volver!

El- Adiós palomita blanca,
Te vas y dejas tu nido;
tu amor es sólo un recuerdo,
ya jamás tu canto oiré.

Ella- Dos corazones unidos
puestos en una balanza,
El uno pide justicia
y el otro pide venganza.

El - Chorchita, piquito de oro,
Préstame tu barnición,
Para sacarme una espina
que traigo …

Cómic: El Cadejos del Cadejal

Hola pues hace poco encontré este entretenido cómic en un libro viejo, me pareció sencillo y gracioso, así que decidí que sería bueno compartirlo con ustedes.

Se titula "El cadejos del Cadejal", basado en el cuento de María de Noguera.

Tomado del Libro: "Lecturas Maravillosas" de 3° grado, de la Colección Tazumal.








Nota: Por favor si comparten mis scans en otros blogs siempre mencionen el libro de donde fueron tomados así se respetan los derechos de autor