Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de junio, 2015

Leyenda de El Lago de Ilopango

Autora: Corina Bruni - salvadoreña

Tomado de Lenguaje de 5° grado, Colección Cipotes

Un niño sediento y muerto de hambre, llegó una mañana de un brumoso mayo, a orillas de un árido cráter volcánico. Tomó asiento el niño sobre una alta roca, e imploró a los cielos algún refrigerio.
Atenta y conciente, lo escuchó una nube, y pidió permiso de volverse lluvia. Refrescó la lluvia al sediento niño; pero éste aún hambriento y lleno de miedo, se sintió muy solo en aquel desierto, y entonces lloró con gran desconsuelo. Sus preciosas lágrimas rodaron al suelo, cual gemas caídas de un mágico vuelo.

Y ya confundidas con la fresca lluvia, inundaron el cráter volcánico. Se formó allí un lago, un hermoso lago. Al verlo nuestro héroe salto de contento ante tal prodigio y, maravillado, deseó navegar en barca o en balsa; más no había balsa ni playa
.
Pensó el niño entonces:"Lo que deseo, podría agradarle a la demás gente". Y de nuevo quiso pedir algo al cielo, más no para sí, sino para el lago…

Leyenda de La Pilona

Autor: Luis Fernando Morales - salvadoreño

Texto e imágenes tomados de Lenguaje de 5° grado, Colección Cipotes

Cierto día, el jefe de los conchaguas reunió a todos los hombres para que construyeran una gran pila en la montaña, llamada Chilagual, pues la Diosa de las Aguas le había revelado en sueños al jefe que en ése lugar brotaría una fuente que serviría para mitigar la sed de los habitantes del pueblo y de sus descendientes.



Trabajaron sin descanso y al cabo de algunos días terminaron La Pilona. Como no había brotado ni una sola gota de agua, los conchaguas pensaron en consagrar la Pila a la Diosa de las Aguas.

Cuando los habitantes celebraban dichos festejos, apareció en el volcán de Conchagua una nube en forma de serpiente con alas que se fue haciendo grande hasta abarcar el firmamento.

Entonces comenzó a llover y llover, que parecía un diluvio. Cuando la lluvia cesó y volvió a brillar el sol, los conchaguas fueron a ver La Pilona y la encontraron rebosando de agua fresca y crista…