Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de enero, 2015

Los encantos de Cuisnahuat.

La barranca del Sisimico

Leyendas de El Salvador—La Barranca del Sisimico

Por Rafael González Sol

(Tomado de Lecturas Nacionales de El Salvador, de Saúl Flores)

En la barranca del Sisimico es uno de los lugares de gran interés geológico del Departamento de San Vicente, interés sobre todo paleozoológico, debido a los fósiles marinos y terrestres que se encuentran en las distintas capas sedimentarias que forman las paredes de la barranca. De allí se extrajo en épocas pasadas, una osamenta completa de mastodonte, MASTODONTE ANGUSTIDENS, la cual fue obsequiada al Papa, encontrandose en el Museo del Vaticano. ….

Los pobladores de la región, debido a la presencia de grandes huesos que allí se encuentran, tienen la creencia que fue lugar donde existieron o habitaron los gigantes de la Mitología. De allí nació la leyenda de la Barranca. Afirman que en ella vivía un gigante colosal denominado Sisimico, el cual se sentaba en el fondo para descansar, apoyando los brazos en los bordes de las paredes laterales, contemplando…

La Puerta del Diablo

Leyenda de la Puerta del Diablo
Esperanza Rodríguez Silva
(salvadoreña)


(Tomado de Lenguaje 4º, Colección Samaria)

(En el fondo de esta leyenda vibra un ardiente espíritu español, unido a la fantasía indígena)

La Puerta del Diablo se alza entre el Cerro “El Cholul o Diablo” separado del pueblito indígena de Panchimalco por una hondonada y como a diez kilometros de San Salvador. Están los Planes de Renderos relacionados intimimamente con esta leyenda.

Cuentan las consejas que por el año 1822 ya la iglesia de Panchimalco estaba construida y dirigida por un reverendisímo señor cura llamado Francisco, oriundo de Valladolid, muy emprendedor y de la Orden de San Francsico de Asís.

Dos años más tarde llegó de Valencia a El Salvador Don Rosendo Renderos con su hija María de la Paz, muchos criados y mucho dinero para comprar tierras en este país.

El valenciano era viudo, pero tenía a María de la Paz, su hija, joven agraciada cuya inusitada belleza impresionó a los indígenas, quienes decían que te…

La Piedra

(Tomado de “Antología del cuento salvadoreño(1880-1955)”, Manuel Barba Salinas, “La Piedra” historia original del autor salvadoreño Francisco Herrera Velado)


Es creencia muy arraigada entre los indios de Izalco que las culebras llamadas zumbadoras poseen “La piedra”, un talismán que da suerte y valor.



Cuando alguien quiere ser afortunado e invencible ya sabe lo que hay que hacer: conseguir “la piedra”. Para apoderarse de ella, desafía a la zumbadora: que si esta resulta vencida en la lucha, inmediatamente vomitará el trofeo disputado a los pies del vencedor.
Es sabido cómo ataca la zumbadora. Agárrese con los dientes a cualquier raíz, y convertida así en látigo, embiste a colazos, tan rápidos y potentes, que zumban en el aire. De ahí le viene su nombre.


El indio que esta resuelto a poseer aquel talismán, busca el sitio donde se guarece la culebra. Cuando la ve entrar corre y tapa la madriguera con un tarugo. Tal es la provocación para el desafío. La zumbadora ya lo sabe. Pasados tres…

Sones de Kushkatan: Tunco de monte

Holas pues como saben a mi me fascina investigar cualquier onda de mi país, sólo por bacil pues la carrera que estudié no tiene mucho que ver con eso.

Un día ojeando los archivos eléctronicos de la biblioteca de la U me salió un libro que ya conocía por referencia de un profesor que me dió clases en el instituto, total lo ví es “Cuzcatlán tipico”, de Maria de Baratta, un libro bastante interesante sobre la identidad musical de los indígenas de El Salvador, así como otros datos históricos de gran valor.




Me llamó la atención un baile al parecer bastante popular en aquel tiempo, pero del que yo nunca había escuchado me refiero al “Tunco de Monte”, el cual era una muestra de la música indígena milenaria, este baile consistía en que una persona se vestía como el tunco el cual era perseguido, y el baile terminaba con el destajamiento del tunco, acción que según los bailarines y el público era matada de la risa (muy graciosa), tipo viejos de Agosto "pa que me entiendan pues va". A…