Ir al contenido principal

Los encantos de Cuisnahuat.

Leyenda de El Salvador: La piedra de la conquista




Texto de Francisco Herrera Velado
Adaptación

En las cercanías de Izalco se encuentra la quebrada llamada Barranca de los Olotes. En ese lugar, izalqueños y españoles, sostuvieron un combate muy cruel. Esto sucedió en la época de la conquista.

Cuentan que el sol se oscureció por la gran cantida de flechas que lanzaban los bravos guerreros. A pesar de eso, los indígenas fueron vencidos, debido a la superioridad del armamento español.

Dicen que ese día el calor era excesivo. Pedro de Alvarado quiso descansar un momento y apoyó su pie sobre una piedra.

Tanto calor hacía que la piedra se había ablandado y quedó grabada en ella, para siempre, la huella del invasor.

--------------------

Esta leyenda me llama la atención porque hace poco tiempo sacaron este lugar en un noticiero nacional, la piedra efectivamente se encuentra en una quebrada, en la que lamentablemente pasan aguas negras, muchas personas del lugar estaban tratando de recuperar ése lugar pero no por la huella de Pedro de Alvarado, si no porque afirman que es la huella del cacique Atonal. Sería interesante conocer ésa versión, mientras no la consiga, les comparto ésta.



Comentarios

  1. Hola muy buena historia la verdad que si todavía está ahí la piedra, y en efecto la quebrada se llama Barranca de los olotes.
    Pues sólo hacerle una breve reseña de como yo conocí la piedra en 1995 yo cursaba sexto grado y en un libro que nos prestaba la institución estaba esta leyenda y pues nuestro maestro nos incentivo a ir a buscar la piedra que yo y mis compañeros no creímos que la piedra existiera pero mas sin embargo no fuimos a buscarla y nuestra sorpresa fue que estaba más cerca de lo que pensábamos. La Barranca de los olotes atravesaba nuestra institución (complejo educativo Pedro f. Cantor) y nuestro maestro nos dijo que sólo siguiramos la Barranca y que la encontraríamos y aproximadamente 11 cuadras quebrada hacia abajo atrabesando la carretera Panamericana estaba la piedra, nosotros contentos de haberla encontrado. En ese entonces por todos esos alrededores sólo habían árboles y una granja y un acerradero. Ahora hay una residencial y yo recido aquí cerca de la piedra de la conquista y le he contado la la leyenda a mi hijo pequeño de 7 años y le he prometido que lo voy a llevar a ver la piedra.
    Y pues le tomaré cuántas fotos pueda, me gustaría hacercelas llegar para que las publiqué.
    Por otro lado me gusta su labor y lo que hace, la felicito ya no queda jente como usted que nos apasione nuestra cultura

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola agradezco su comentario, que bueno que esté procurando que su hijo aprenda historias de nuestra tierra. Saludos.

      Eliminar
    2. Interesante y la piedra no tenia la huella de la bota

      Eliminar

Publicar un comentario

Gracias por comentar :). Los comentarios serán aprobados por la administradora antes de ser publicados.

Entradas más populares de este blog

Leyenda del maíz colorado

Esta historia sucedió en la época precolombina, cuando la tierra era de todos los que la trabajaban con sus manos, cuando nadie peleaba para vivir porque vivir era sencillo y los hombres se conformaban con dormir, comer,amar y crecer; cuando los hombres no sabían el pecado de atesorar.

Ese año había mucha felicidad. Las lluvias habían llorado de amor; la luna había iluminado los ríos haciéndolos de plata. Los indígenas lanzaron los granos de maíz tan blancos y parejos como dientes de sihuapil sobre la tierra desgranada en olas por el arado. A los pocos días el suelo se cubrió de hojitas tímidas que de beber y respirar luna crecieron y crecieron.


La diosa SUCUXI, tan bella por morena, tan buena por sencilla, tan pura por ingenua, desde la loma contemplaba las faenas de los indígenas y en premio de sus afanes, quiso darles una cosecha más galana. Bajó de la loma a los maizales que ya daban mazorcas y eran más altos sus tallos que un indígena.

Empezó a pasearse por aquellos maizales que…

Recopilación de bombas salvadoreñas

Holas pues hoy les traigo un post acerca de las bombas o coplas salvadoreñas, las cuales son una muestra de cultura popular que al menos a mí me divierten un montón. Algunas las he encontrado en libros, otras las he escuchado por ahí y pues aquí las dejo tal vez alguna les divierte.

Empiezo con "Bombas que usan los matrimonios Lencas"

(Tomado de Cuzcatlán Tipíco de María de Baratta)

El- De donde venís, paloma blanca,
a alegrar mi corazón,
a llevarme toda mi alma
Y llevarme todito yo.

Ella-No vengo a llevarte a vos,
vengo por verte otra vez,
por si no me lu has olvidado
me lu vuelvas a querer

Ella- Se va tu paloma blanca,
se va para no volver
¡Adiós ilusión perdida!
¡Adiós para no volver!

El- Adiós palomita blanca,
Te vas y dejas tu nido;
tu amor es sólo un recuerdo,
ya jamás tu canto oiré.

Ella- Dos corazones unidos
puestos en una balanza,
El uno pide justicia
y el otro pide venganza.

El - Chorchita, piquito de oro,
Préstame tu barnición,
Para sacarme una espina
que traigo …

Cómic: El Cadejos del Cadejal

Hola pues hace poco encontré este entretenido cómic en un libro viejo, me pareció sencillo y gracioso, así que decidí que sería bueno compartirlo con ustedes.

Se titula "El cadejos del Cadejal", basado en el cuento de María de Noguera.

Tomado del Libro: "Lecturas Maravillosas" de 3° grado, de la Colección Tazumal.